Si os gusta, seguidme :)

sábado, 12 de marzo de 2011

Y de repente le ves y sientes que el mundo se te cae encima, porque el corazón se te sale y tienes ganas de gritar. Lo último que piensas es dónde estás o quién puede estar mirando... Porque lo único en lo que piensas es en su sonrisa. Y cuando crees que nada puede ir mejor, después de haber dejado pasar muchas otras situaciones que te parecían irrelevantes al compararlas con él, justo en el momento en el que estás convencida de que por una vez las cosas van a funcionar... Te despiertas, y te das cuenta de que lo que realmente deseas es lo que no puedes tener, y tratas de dejar de pensar en ello, e intentas que tu sonrisa no se apague y que nadie note que, por dentro, estás rota...


No hay comentarios:

Publicar un comentario