Si os gusta, seguidme :)

domingo, 12 de junio de 2011

Mi corazón late desenfrenado, a ritmo de tambores, mis pupilas se dilatan, inundan mis ojos. Sudor frío en mi frente, sudor frío en mis manos. Me tiembla el pulso, mareos, estómago revuelto, respiración acelerada. Un escalofrío recorre mi espalda...¿Miedo? Ojalá. Es amor, es sentir debilidad por algo, y yo odio la debilidad, al menos, si tengo miedo puedo lanzarme, superarlo, ponerle fin. ¿Pero como se supone que alguien le pone fin al amor? Es infinito, más que el universo, el número pi y más que insuficientes en mis notas, es etéreo, sabes que está, pero no puedes llegar a tocarlo, aunque si sentirlo, es como Dios, muchos creen el él, otro sin embargo, han decidido abandonarlo de lleno, es fugaz, viene, se va, y vuelve. Pero sobre todo, es cruel, es mezquino, es traicionero es, es...es una delicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario